La Asistente Virtual y las vacaciones

En casi todo el mundo y para casi todo el mundo, verano es sinónimo de vacaciones. De hecho los niños no van a la escuela, disponemos de dos o tres semanas libres y es probable que buena parte de tus clientes tengan ganas de pasar más tiempo con sus familias y dedicar algún fin de semana a la playa. Trabajas como Asistente Virtual… ¿crees que también ha llegado el tiempo de tus vacaciones? ¡Sólo si sabes organizarte!

Cuestión de hemisferios:
Para empezar, es probable que tengas clientes del otro hemisferio. Esto significa, no sólo que debes adecuarte a las diferencias de huso horario, lo cual ya es bastante complejo, sino que… ¡no coinciden las vacaciones estivales! La consecuencia puede ser desoladora: ¡nunca tendrás vacaciones! Por eso es imprescindible organizarse, y en especial cuando trabajas con jefes que se encuentran en diferentes lugares del mundo, y también cuando tus jefes tienen diferentes estilos de trabajo y son de los que no se toman vacaciAsistencia virtual en Españaones ni siquiera durante su propio verano. De hecho, el estilo de vida actual ha acortado enormemente el tiempo de vacaciones y es muy común que los ejecutivos envíen a la familia a la playa y solamente dispongan para sí, en el mejor de los casos, los fines de semana.

Planificar el verano:
Por supuesto, tú también necesitas vacaciones, después de un duro y estresante año de trabajo. En realidad, para disfrutar tus vacaciones, debes organizarte y planificar tan minuciosamente como lo haces con tu trabajo habitual. A continuación, te damos algunas pistas surgidas de la experiencia:

  • Busca acuerdos con tu cliente acerca de cómo trabajarán durante el verano. ¿Continuará él trabajando “en la playa”? ¿Con qué frecuencia revisará su correo?
  • Muéstrate dispuesta a trabajar con alguno de sus colaboradores o miembros de su equipo si no puedes hacerlo directamente con él.
  • Informa a tu cliente cuáles serán tus propios horarios de trabajo durante el verano y procura disfrutar tu tiempo libre.

Verano = nuevas oportunidades de trabajo:
Puedes aprovechar el verano de muchas formas; por ejemplo, para reorganizar tu espacio de trabajo y hacerlo más eficiente; para capacitarte o leer esos artículos o ese libro que dejaste para cuando tuvieras tiempo.
Pero si lo deseas, el verano también puede convertirse en la posibilidad de crear más actividades para tu negocio. Por ejemplo, puedes comenzar a ofrecer servicios especiales para clientes de vacaciones. ¿Quieres algunas ideas? Revisar el correo electrónico y enviar un resumen sólo de las comunicaciones relevantes, o ayudar al cliente a planificar su viaje realizando las reservas de vuelos u hoteles. Si eres eficiente y te anticipas a los deseos y necesidades de tu cliente, las tareas de verano pueden convertirse en una ocupación para todo el año, abriendo nuevas oportunidades laborales..

Deja un comentario