¿Eres un emprendedor ecológico?

Emprendedor ecológicoNo me refiero a si, en estos momentos,  estás trabajando en un proyecto ecológico o si te dedicas a la fabricación o comercialización de productos ecológicos, me refiero a si tú mismo eres un emprendedor ecológico.

Tu actitud lo es todo…

Me refiero a tu actitud con respecto al Medio ambiente,  si eres un entusiasta del cuidado de la Naturaleza y si te gusta trabajar y estar en contacto con gente con tus mismas inquietudes…

Tu espacio de trabajo puede ser muy “verde”; no te estoy aconsejando que pintes de verde las paredes, tengas algunas plantas o decores la oficina con cortinas y accesorios verdes (aunque no estaría mal, pues el verde es un color muy agradable y estimulante).

En realidad, te propongo que minimices el impacto ambiental de tus actividades como lo hago yo en la oficina que tengo montada en mi propia casa.

Mi forma de teletrabajo como Asistente Virtual me ofrece, afortunadamente, muchas oportunidades para cuidar el ambiente.  He implementado en mi pequeña oficina sencillas medidas ecológicas que te invito a conocer, a utilizar tú también y a difundir entre tus contactos.

¡El planeta, agradecido!

Así, no solamente experimentarás el orgullo de estar haciendo algo por nuestro castigado ambiente sino que podrás dar el ejemplo a tus colaboradores y amistades.

La clave es la llamada “regla de las 3R”: reducir, reciclar y reutilizar.

Reducir: la cantidad de residuos que producimos por día o el consumo de energía;

Reciclar: dar un nuevo uso a objetos que destinaríamos al cesto de residuos, como envases, cartón o plástico;

Reutilizar: usar nuevamente los elementos como por ejemplo el papel.

Te cuento lo que estoy implementando en mi propia actividad:

♦   Aprovecho al máximo la luz natural;
♦   Tengo el ordenador en modo “ahorro de energía”;
♦   Por regla general, no imprimo nada o imprimo lo mínimo indispensable.  En ese caso, utilizo ambas caras del papel y envío todo el papel usado a un centro de reciclaje;
♦   Cuento con sensores de encendido y apagado automático de la luz eléctrica;
♦   Sólo renuevo mis equipos cuando es necesario, ya que todavía en la actualidad no se sabe muy bien qué hacer con los equipos electrónicos en desuso, altamente contaminantes.  Además, cuando considero que ha llegado el momento de comprar algún equipo nuevo,  envío los usados a una asociación que los repara y destina a usuarios de menores recursos;
♦   Utilizo al máximo las tecnologías de comunicación más funcionales y económicas, como chat y videoconferencias;
♦   Utilizo productos ecológicos no solo para la limpieza y mantenimiento de mi hogar y de mi oficina, sino también papel reciclable, tinta de impresión “verde”, baterías recargables.

Una de las grandes ventajas de Internet es que nos permite relacionarnos con personas con nuestros mismos intereses.  Desde el punto de vista de la ecología, podemos formar una “cadena verde” prefiriendo proveedores y contratistas comprometidos con el cuidado del ambiente.

En cuanto al trabajo a distancia, representa una gran oportunidad para ponerlo en práctica, ya que contratando mis servicios en forma remota, entre muchas otras ventajas…

  • Ahorraremos combustible ya que no debo trasladarme hasta tu oficina;

  • No aumentaremos el volumen de residuos de nuestros lugares de trabajo;

  • Ganarás tiempo para estar con tu familia o destinarlo a la creatividad en tus negocios.

¡Conviértete en un emprendedor ecológico y entusiasma a tus colegas y amigos para que sigan tu iniciativa!

Si te ha gustado el artículo, por favor, utiliza los botones a continuación para compartirlo:

 

Deja un comentario