Asistentes Virtuales: ¿cuál es la diferencia entre fracaso y éxito?

Asistentes Virtuales: Diferencia entre fracaso y éxitoMontar  un negocio de Asistencia Virtual exitoso es un  proceso que lleva tiempo y muchas personas, capacitadas y bien predispuestas, con características de emprendedores natos abandonan al poco tiempo…

¿Qué falla?  ¿La motivación, las habilidades personales, la capacitación? Yo diría que lo que falla la mayoría de las veces es la falta de planificación, pero esto aplica no sólo a la Asistencia Virtual sino a los negocios en general ¿verdad?  Muchas veces, movidos por una idea que se nos ocurre genial, o que vemos que a alguien más le está dando resultados, nos lanzamos sin más reflexiones, a ponerla en práctica.

Nos dejamos llevar por el entusiasmo de no tener jefes ni horarios ni tener que desplazarnos hasta nuestro lugar de trabajo, y creemos que teniendo un ordenador con conexión a Internet nos alcanza “para empezar”.

Esto es solo una faceta de la realidad, no es el panorama global de la Asistencia Virtual.  Primero, como hablamos anteriormente en un par de posts sobre la matriz FODA,  hay que hacer un análisis exhaustivo de nuestras Debilidades y Fortalezas y también del medio en el cual nos vamos a mover: definir lo que puedan representar Oportunidades y/o Amenazas para llevar adelante el negocio que nos estamos planteando. Y ésta es la parte más difícil de lograr porque implica PENSAR con objetividad, sin sueños ni falsas expectativas que nos distorsionen la realidad.

Si del análisis FODA resulta que, por ejemplo, no dominas muy bien las herramientas informáticas, ésa es la primera acción que debes emprender: capacitarte o perfeccionarte. No necesariamente debes embarcarte en largos y complicados estudios pero si comprometerte cada día un rato a leer, practicar  y mejorar.  Una de las facilidades que nos brinda Internet es que podemos aprender prácticamente TODO desde la comodidad de nuestra casa.

Paralelamente tenemos que ir definiendo una estrategia, un plan de acción. Como su nombre lo indica, la Asistencia Virtual es una actividad que se desarrolla en medios digitales. Entonces, cae de maduro que tendrás que tener un sitio web y/o un blog para ofrecer tus servicios profesionales.

Hago la salvedad de que se pueden tener uno o los dos tipos de sitio: el web es más estático mientras que el  blog permite una actualización de contenidos más frecuente y una mayor interactuación con los lectores y potenciales clientes. Si un sitio web te parece demasiado al principio,  puedes comenzar creando un blog en plataforma WordPress.org que es muy fácil de operar y de personalizar a tu antojo.

Tendrás también que ir pensando en el nombre de dominio, que tendrá que ser corto, fácil de recordar y, a ser posible, descriptivo, bien explícito de la actividad que vas a desarrollar.  Si te llamas María García, no es recomendable que compres el dominio www.mariagarcia.com porque para la gente será muy difícil llegar hasta ti, a menos que te conozcan bien o tengas una trayectoria profesional muy amplia.

En cambio, si eliges www.atenciontelefonicaenlima.com está explicando claramente lo que haces y la gente que escriba esos términos en Google (porque está buscando justamente ese tipo de servicios en Lima)  seguro te encuentra rápidamente.

El registro del dominio,  la contratación del hosting (hospedaje) y la instalación del blog no serán difíciles de implementar, una vez que lo tengas claro.

Tanto si tu actividad va a ser la Asistencia Virtual, como para cualquier otro emprendimiento que desees llevar a cabo, estos pasos de análisis previos y de planificación no deben pasarse por alto porque son los que van a marcar la diferencia entre fracaso y éxito.

Nadie dice que sea fácil,  pero tomar las riendas de tu propio destino laboral y profesional  es una gran decisión, que no debe tomarse a la ligera.

Si crees que en algo puedo colaborar contigo en este proceso, no dudes en contactar!!!

Deja un comentario